Templo de Abu Simbel (Arte Egipcio)

Templo de Abu Simbel. Autor:Copnai

Es un templo construido en el año 1.200 a.C. y que fue mandado construir por Ramses II en la frontera de la actual Etiopía.

El conjunto consta de dos templos. El primero está dedicado a los cuatro dioses: Amón, Ra, Path y el propio Ramses. El segundo templo está dedicado a la diosa Athor y a Nefertiti, esposa de Ramses.

No es un lugar construido, sino que ha sido tallado directamente en la montaña, con una fachada tallada en la roca, y después con un conjunto de habitaciones a las que se accede por una puerta situada en el paño frontal.La roca es arenisca. Un detalle admirable, puesto que cualquier error en el cálculo de la construcción podría hundir toda la obra.

El lugar más sagrado está situado en el interior, que es el lugar donde se encuentran los cuatro dioses, incluido Ramses. Cabe señalar, como dato curioso, que es la primera vez en la historia de Egipto que un faraón se coloca a la altura de los dioses, y esto se explica por que a este faraón le tocó recuperar el prestigio de Egipto y restaurar as fronteras del país, que se habían venido abajo tras el reinado de Amenofis IV, también llamado el “faraón hereje”. La batalla más importante de Ramses fue contra los hititas (batalla de Qadesh) que aparece contada en los principales monumentos que levantó este faraón.

Volviendo de nuevo a la descripción del templo, hay que tener muy en cuenta la importancia de la obra, ya que está considerado como una maravilla dentro de la historia de arte, sin embargo, no hay una explicación clara sobre su situación, ya que se encuentra muy lejos de la capital (Luxor). Algunos explican que Ramses eligió este lugar por la existencia de un monte de gran consistencia, otros, sin embargo, encuentran la explicación en que lo situó ahí por que su esposa Nefertiti era Etiope, de hecho es la primera esposa a la que se le dedica un templo.

Un fenómeno prodigioso que sucede en este templo es que los días del equinocio de primavera y otoño a las seis de la mañana los rayos del sol se adentran 60 metros en el templo e iluminan la cara de tres dioses: Amón, Ra y Ramses II, mientras que Path no se ilumina nunca al ser considerado el dios de la oscuridad.